jueves, 29 de noviembre de 2012

El PCR de LIDIA BRACERAS, ¿Complice de CLARIN para hacerse de PAPEL PRENSA?

  Del artículo del PCR del 24 de enero surge que ese partido fue efectivamente isabelino y cree no tener nada de qué arrepentirse. Está orgulloso de haber apoyado a ese gobierno reaccionario que puso en práctica los planes económicos antipopulares Rodrigo y Mondelli y que fundó la Triple A para asesinar a 1.500 militantes populares.
Si el PCR presentó como "tercermundista" al gobierno de Isabel Perón y lo apoyó, es obvio que también fue lopezrreguista. Esto por la sencilla razón de que José López Rega fue el superministro de ese gobierno.  El último favor que le hizo fue sabotear la movilización obrera del 27 de junio de 1975, que terminó expulsándolo del gobierno y del país. Ese partido quiso frustrar esa justa acción de masas calificándola de "asonada golpista prosoviética".
El PCR justificó a la Triple A diciendo que la "original" la creó el gobierno "de la burguesía nacional tercermundista" para defenderse del "terrorismo prosoviético" y el golpismo del mismo signo.
Según ese partido, los dictadores Jorge R. Videla y Roberto E. Viola eran prorrusos; José A. Martínez de Hoz también. Para nosotros estos sectores fascistas representaban a la oligarquía nativa ligada al imperialismo en general y al yanqui en particular. De allí que, en función de sus propias conveniencias de clase, siguieran vendiendo carne y cereales a la URSS al margen del boicot decretado por EE.UU. Pero de allí a teorizar un supuesto carácter "independientista" de lo que aún actualmente el PCR llama "terratenientes" (para nosotros se trata de la oligarquía de inversiones múltiples, en la industria, el comercio, el campo, las finanzas, etc), se incurre en una monumental mentira.
Los del PCR son los menos indicados para acusar a nadie de tener interlocutores o aliados despreciables. Ellos vieron con otros ojos, menos críticos, a los militares que se alineaban en la postura más antisoviética. Me refiero a Massera, a los generales Luciano B. Menéndez, Acdel Vilas, Ramón Camps, etc. Al fin de cuentas éstos eran proyanquis y según el PCR no eran miembros del sector dominante "prosoviético" de la dictadura. No hace falta ser un lince para darse cuenta que detrás de la persecución fascista de Camps al grupo Graiver-Gelbard, que incluyó secuestros, torturas, violaciones, robos, etc, había más de una coincidencia con los puntos de vista del PCR. Este objetivamente "le dio letra" al general educado en la doctrina de la Seguridad Nacional con sus acusaciones a Graiver y Gelbard de ser "testaferros rusos".
Después de eso el PCR fue simpatizante de los "carapintadas" Aldo Rico y Mohamed Alí Seineldín, al punto de destacar el levantamiento de Semana Santa de 1987 como positivo (ver Programa del PCR, 9 Congreso, agosto de 2000, página 47).
Luego fue aliado de Carlos Menem, con quien Vargas se ufana de haber cofundado el Frejupo en 1988. El PCR apoyó ese gobierno entreguista hasta fines de 1990, por lo que fue cómplice del plan económico del monopolio Bunge & Born y el primer indulto a los genocidas en octubre de 1989, cosa de la que tampoco hubo autocrítica.
En agosto de 2006 los dirigentes del PCR como Antonio Sofía firmaron una declaración conjunta con Luis Breide Obeid, presidente del Partido Popular de la Reconstrucción fundado por Seineldín, con motivo del bicentenario de la reconquista de Buenos Aires de manos inglesas. El PPR adhirió al acto de los genocidas el 5 de octubre último en Plaza San Martín donde reclamaron una amnistía para Videla y demás responsables del terrorismo de Estado.

En el periódico suyo se dice que el PCR espera que los auténticos peronistas "exijan la investigación del asesinato de Rucci", es obvio deducir que están planteando que la justicia castigue a quienes hicieron esa acción. Y se sabe que éstos fueron miembros de Montoneros, al margen de que ese atentado haya sido un grave error político de esa organización.
Lo que Otto Vargas les hace a los guerrilleros de los ´70 es peor aún: los denigra ante el pueblo. Escribió: "en general las fuerzas de izquierda al igual que pasó en 1930, igual que pasó en 1955, fueron los cuzcos garroneros de los golpistas. ¿Viste cuando se va a cazar pumas que se llevan cuzcos garroneros que enloquecen a los leones para que el cazador tranquilo le pueda meter un balazo en la cabeza? Bueno, así jugaron los partidos de izquierda a través del terrorismo urbano y a través de una agitación que ponía en el centro del blanco al gobierno de Isabel Perón" (Reportaje a Otto Vargas a 20 años del Golpe, Nueva Izquierda nº 136, 1996).
En esto de ser agentes de la superpotencia rusa no se salvó ni siquiera Tamara Bunke Bider, Tania la guerrillera que murió heroicamente en Bolivia. El PCR dijo que ella era una agente de la KGB y los servicios de inteligencia de Alemania Democrática que tuvo por misión "llevar" al Che a Bolivia para que lo asesinara la CIA.
En ese tipo de enfoques, amén de la visión conspirativa policial de la política, se nota el odio contra el socialismo que profesa el PCR, incluso contra Cuba. Según el Programa de ese partido, de 2000, el socialismo se perdió en la isla hace casi cuatro décadas: "En 1968, el apoyo del PC cubano a la invasión rusa a Checoslovaquia puso de manifiesto que también allí había caído la dictadura del proletariado. En 1978, con la restauración del capitalismo en China, es derrotado el socialismo en el último país donde existía". Traducido, no existe más el socialismo ni en Cuba, ni en China, ni en Corea ni en Vietnam. Así de liquidacionistas son los enfoques del PCR y asíe difama el socialismo en Cuba y demás países.
En HOY del 9 de mayo de 1984 rechazaban la visita de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés a Buenos Aires. El título de la nota era "Te lo dice un cubano, ¿te lo dice un amigo?". Allí calificaron a esos excelentes artistas como "bardos de Fidel, que decidieron mirar al pueblo no sólo desde fuera sino también desde arriba, desde el poder de quienes hoy explotan a su pueblo, traicionando las banderas por las que muriera el Che". Las canciones de Silvio fueron tachadas de que exaltan "al cubano invasor de pueblos" y las de Pablo como similares a los "jingles de la dictadura militar".

.